26 de agosto de 2010

No es solo Twitter (Jordi Adell)


"Twitter y la Educación. Twitter como herramienta, instrumento, plataforma para la enseñanza y el aprendizaje. Educación formal, no-formal e informal. Educación inclusiva, lifelong learning, autoaprendizaje. Experiencias de centros, profesores, formadores. Qué puede hacer Twitter por la educación…"
Participación de Jordi Adell (@jordi_a) Profesor de la Universitat Jaume I. Castellón de la Plana


Hace unos cuantos años, el psicólogo James J. Gibson introdujo el término “affordances” (1) para referirse a “todas las posibilidades de acción latentes en el entorno, medidas objetivamente e independientemente de la habilidad del individuo para reconocerlas, pero siempre en relación al actor y por tanto dependiente de sus capacidades”. Una “affordance” es “una cualidad de un objeto o entorno que permite a un individuo ejecutar una acción”.
Las “affordances” de Twitter son diversas. Pero no es mi objetivo analizarlas exhaustivamente. Digamos que Twitter “permite” ciertas cosas, pero no escribe tus twits, ni te escoge a quien sigues y te sigue. También tiene importantes constricciones (tamaño y caducidad de los mensajes o un flujo continuo no estructurado, por ejemplo). El interrogante, al menos para mi, es cómo se relacionan sus posibilidades y limitaciones con colectivos concretos de usuarios. ¿Cómo y por qué ha llegado a formar una parte fundamental del bagaje instrumental de muchos docentes interesados en el uso de las TIC?
Desde una perspectiva ya clásica (Donald Schön, The Reflective Practitioner, 1984) los docentes somos “prácticos reflexivos”, es decir, no somos aplicadores inflexibles de recetas prescritas sino que utilizamos un enfoque no estructurado y autoregulado de aplicación del conocimiento a la práctica en base al análisis y reflexión sobre nuestras propias experiencias. Las teorías implícitas sobre el aprendizaje y la enseñanza juegan un importante papel en este proceso. La reflexión, por otra parte, no tiene lugar solo tras la acción (reflexión-sobre-la acción), sino que ocurre antes (reflexión-para-la-acción) y durante (reflexión-en-la-acción).
Twitter juega, a mi entender, un papel clave en los procesos de reflexión-acción de un creciente número de docentes. La profesión docente es solitaria y no siempre es posible integrarse en un colectivo “físico”, un claustro por ejemplo, con un proyecto docente que colme las aspiraciones de innovación y excelencia de muchos docentes. Muchos factores juegan en contra, pero no vamos a enumerarlos. ¿Qué funciones puede desempeñar Twitter en este caso? Diversas: informarse de novedades de interés, incluyendo experiencias y aprendizajes realizados por otros docentes, compartir ideas y sugerencias, por ejemplo sobre resolución de problemas técnicos, ayudarnos a gestionar nuestra de la atención como sistema de recomendación de pares sobre actividades, herramientas y recursos relevantes, etc. Twitter funciona proporcionándonos interlocutores para reflexionar antes, durante y después de nuestra acción. Forma un “claustro a elección” que compensa el aislamiento intelectual, profesional y emocional en el que se encuentran muchos docentes.
Efectivamente, no es solo racionalidad técnica o interlocución práctica lo que obtenemos de Twitter. Más importante en muchas ocasiones es el “feedback emocional”, el refuerzo que nos confirma que no estamos haciendo algo sin sentido, que nos da una “palmadita virtual” en la espalda de parte de la comunidad virtual a la que seguimos/pertenecemos y que nos anima a seguir en la brecha, a continuar trabajando sabiendo que no estamos solos.
Así pues, tenemos varios factores en juego para explicar el fenómeno. En primer lugar, una herramienta a nuestra disposición con “affordances” y constricciones definidas que tiene un listón relativamente bajo para la participación (menor que un blog, por ejemplo), que hace posible la comunicación uno-a-uno, uno-a-muchos y muchos-a-muchos, que permite una comunicación corta, rápida y personal. En segundo lugar, un grupo de personas con intereses comunes que comparte un contexto en el ejercicio de su profesión, una manera de entenderla, que da lugar a un conjunto de prácticas, necesidades y aspiraciones, a un “ethos” común.
Twitter atrae a un cierto tipo de docente que se encuentra en cierto tipo de situación desgraciadamente muy común. Y más activo está en Twitter cuanto más necesita (en función de su personalidad y contexto) resolver el conflicto entre sus ideas sobre educación y las prácticas en su contexto. Muchos docentes prueban Twitter. Un alto porcentaje no le encuentra utilidad: no le ayuda a satisfacer sus necesidades. El problema es que Twitter, sus “affordances”, no son inmediatamente evidentes. La experiencia de muchos twitteros muy activos es la de desconcierto inicial. En muchos casos, la intervención de un mentor que les ha “guiado” en los primeros pasos o en cuya red personal de aprendizaje se han introducido ha sido clave para encontrar su propio camino, sus referentes, sus fuentes de información, sus interlocutores, sus pautas de uso, etc. No es solo Twitter, somos “nosotros usando Twitter”. Solo así se pueden explicar cosas como “El bazar de los locos”.
(1). Véase Wikipedia, Affordance. http://en.wikipedia.org/wiki/Affordance

7 comentarios:

  1. La verdad que lo escribio Jordi Adell sobre twiter y la educación formal, no formal e informal esta muy bien explicado. Estoy de acuerdo con lo dicho por Jordi.

    ResponderEliminar
  2. A mi parecer twitter y muchas otras redes pueden hacer y mucho sobre nuestra educación. Lo que hay que hacer, es sacarle provecho a estos medios que nos brinda la actualidad.Y empezar a compartir la información que obtenemos, no quedarnos con ella, no sirve acumularla, lo bueno es poder compartirla y serle util a los demas.

    ResponderEliminar
  3. Reflexión- Acción.....Si pudiésemos encontrar en todos los recursos que se nos presentan el uso adecuado, los resultados serían sorprendentes.
    Jordi Adell nos plantea que: teniendo las herramientas podamos apropiarnos de ellas y si fuésemos menos egoístas en mostrar nuestros conocimientos y los otros puedan hacer lo mismo, el compartir sería el fin para lograr información, novedades de interés, experiencias, aprendizajes, compartir ideas, sugerencias, recursos relevantes, etc..
    Que bueno sería sacar de la burbuja a algunas personas.....

    ResponderEliminar
  4. El docente que no esta de acuerdo con el uso de las TICs seguramente no va a estarlo con twitter. Estoy muy de acuerdo con Jordi, ésta red es como un compañero virtual de los docentes ya que es una profesión muy solitaria, esta bueno aprender de experiencias, disponer de herramientas, recursos,sugerencias que se pueden llegar a publicar por otros y ¿por qué no? ser muy útiles para uno.

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo con lo de Adell

    ResponderEliminar
  6. Esto nos demuestra la cantidad de herramientas que tenemos con las TIC pero nos cuesta adaptarla en el aprendizaje y la enseñanza y tenemos que aprender de las generaciones nuevas que les cuesta menos que ha nosotros la implementacion de la tecnologia

    ResponderEliminar
  7. Hoy en día la tecnología nos ofrece un sin fin de herramientas mediante las cuales podemos acercarnos y acercar a los alumnos a la información y el conocimiento,la utilidad depende del uso que deseemos darle.

    ResponderEliminar

Gracias por visitar el blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...