18 de septiembre de 2011

¿Sabemos?

¿Cómo nos relacionamos con el otro?
Ocupamos, muchas veces, la tierra del saber y del poder, del saber del poder y del poder del saber. Preguntamos preguntas que no interrogan, que no nos interrogan.
Preguntamos lo que sabemos y lo que no sabemos no lo preguntamos.
Preguntamos sin preguntar, porque sabemos o creemos saber, para escuchar la única respuesta que confirma nuestro saber, que nos deja bien parados en esa tierra aparentemente firme de lo que creemos saber.
Preguntamos al otro para escucharnos a nosotros mismos y, si no, no escuchamos nada.
Preguntamos, muchas veces, a la manera de una evaluación escolar: para verificar si el otro sabe y piensa como nosotros, para consolidar que aprendió nuestros saberes y, en última instancia, para mostrarle todo lo que podemos si no sabe lo que hay que saber.
Del mismo modo que miramos sin mirar, pensamos sin pensar y vivimos sin vivir.

WALTER KOHAN, filósofo de la educación

Gracias a Andrés Borgetto: “Dedicado a todos los colegas que todavía no perdieron el apasionamiento por el saber”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por visitar el blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...