22 de junio de 2012

Sherry Turkle: ¿Conectados pero solos?

A medida que esperamos más de la tecnología, ¿esperamos menos de los demás? Sherry Turkle estudia la manera en que nuestros dispositivos y las personas conectadas en línea están redefiendo la comunicación y las conexiones humanas; y nos pide que pensemos seriamente en los nuevos tipos de conexiones que queremos tener: Para ver el video en TEDTalks (subtítulos en español):


 



Transcripción:

Hace solo un momento mi hija Rebecca me envió un mensaje de buena suerte, que decía:"Ma, arrasarás." Me encantó. Recibir este mensaje fue como recibir un abrazo. Ahí lo tenemos. Yo personifico la gran paradoja. Soy una mujer que adora recibir mensajes y vengo a decirles que demasiados de ellos pueden ser un problema.

En realidad este mensaje de mi hija me lleva al comienzo de mi historia. En 1996, cuando di mi primera charla TED, Rebecca tenía cinco años y estaba sentada ahí en la primera fila.Yo acababa de escribir un libro que celebraba nuestra vida en Internet y yo estaba por aparecer en la portada de la revista Wired. En esos excitantes días experimentábamos con salas de chat y comunidades virtuales, explorábamos diferentes aspectos de nuestro ser y luego nos desconectábamos. Yo estaba emocionada. Y, como psicóloga, lo que más me maravillaba era la idea de que usaríamos nuestro aprendizaje en el mundo virtual sobre nosotros, sobre nuestra identidad, para vivir mejor en el mundo real.

Avancemos hasta 2012. Aquí estoy de nuevo en el escenario de TED. Mi hija tiene 20 y está en la universidad. Duerme con su celular a un lado, al igual que yo. Y acabo de escribir un nuevo libro, pero esta vez, este no me pondrá en la portada de la revista Wired.¿Entonces qué pasó? La tecnología me sigue emocionando, pero pienso, y vine hoy a hacer el caso, que estamos permitiendo que nos lleve por donde no queremos ir.

En los últimos 15 años, he estudiado las tecnologías de la comunicación móvil y he entrevistado a cientos y cientos de personas, grandes y jóvenes sobre sus vidas en línea. Y lo que he descubierto es que nuestros dispositivos, que todos llevamos en el bolsillo, tienen tanta fuerza psicológica que no solo cambian lo que hacemos, sino que cambian lo que somos. Algunas de las cosas que hacemos ahora con estos dispositivos, son cosas que solo hace unos años, nos habrían parecido raras o perturbadoras, pero rápidamente nos hemos acostumbrado, por la manera en que hacemos las cosas.

Veamos algunos ejemplos rápidos: la gente envía textos o correos durante reuniones corporativas. Envían textos, compran e ingresan a Facebook en medio de clases, conferencias y en toda clase de reuniones. Me hablan de la nueva e importante habilidad de hacer contacto visual mientras se manda texto. (Risas) Me explican que es difícil, pero que es posible. Los padres mandan textos o correos en el desayuno y la cena, mientras que sus hijos se quejan por no tener la completa atención de sus papás. Pero también estos mismos chicos se niegan atención completa entre ellos. Esta es una foto reciente de mi hija y sus amigos juntos, pero sin estar juntos. Y chateamos hasta en los funerales. Esto estudio. Nos apartamos de nuestro duelo o nuestra fantasía para meternos en nuestros teléfonos.

¿Por qué es importante? Me importa porque creo que nos estamos metiendo en un problema, en un verdadero problema, tanto en la manera de relacionarnos con los demás,como en la forma de relacionarnos con nosotros mismos y en nuestra capacidad de autoreflexión. Nos estamos acostumbrando a una nueva forma de estar juntos en solitario.La gente quiere estar con los demás, pero también en otros lugares; conectada a todos los sitios que quiere estar. Quieren personalizar sus vidas. Quieren entrar y salir de todos los lugares donde están porque lo que más les interesa es controlar el foco de su atención.Quieren ir a la reunión de la junta, pero solo para poner atención a las partes que les interesa. Algunos creen que eso es bueno, pero así pueden terminar escondiéndose unos de otros, aunque estén permanentemente conectados entre sí.

Un empresario de 50 años se quejaba de que siente que ya no tiene colegas en el trabajo.Cuando va a su oficina, no se detiene a hablar con nadie, no llama. Dice que no quiere interrumpir a sus colegas porque, piensa, "están muy ocupados con sus correos". Pero luego se detiene para decir: "sabes, no te estoy diciendo la verdad, yo soy el que no quiere ser interrumpido; creo que lo quisiera, pero en realidad prefiero estar con mi Blackberry."

Entre las generaciones, veo que la gente no se cansa de los demás, si, y sólo si, pueden estar a distancias entre ellos, que puedan controlar. Lo llamo el efecto de Ricitos de Oro: ni muy cerca, ni muy lejos, solo lo justo. Pero lo que puede parecer justo para un ejecutivo de mediana edad puede ser un problema para un adolescente que necesita desarrollar relaciones cara a cara. Un adolescente de 18 años que usa mensajes para casi para todo,me decía con nostalgia: "Algún día, algún día, que ciertamente no será hoy, me gustaría aprender a tener una conversación."

Cuando pregunto a la gente: "¿Qué hay de malo en tener una conversación?" Me responden: "Te diré lo malo de tener una conversación, sucede en tiempo real y no puedes controlar lo que vas a decir." Esa es la esencia. Enviar mensajes, correos, publicar, todas estas cosas nos permiten presentarnos como queremos ser. Podemos editar, o sea, que podemos borrar, que podemos retocar la cara, la voz, la piel, el cuerpo; ni poco, ni mucho,sino lo justo.

Las relaciones humanas son vivas, complicadas y demandantes. Las limpiamos con tecnología y al hacerlo, algo de lo que puede suceder es que se sacrifica la conversaciónpor la simple conexión. Nos defraudamos . y con el tiempo, parece que lo olvidamos o parece que deja de importarnos.

Me tomó por sorpresa Stephen Colbert cuando me hizo una pregunta muy seria, una pregunta muy seria. Me dijo: "¿No es cierto que todos esos tweets, todos esos pequeños sorbos de comunicación en línea, equivalen a un gran bocado de conversación real?" Mi respuesta fue negativa, no suman. Estar conectados en sorbos para obtener porciones de información puede funcionar para decir: "Estoy pensando en ti." o para decir: "Te quiero."Nada más vean cómo me sentí al recibir ese mensaje de mi hija; pero no funcionan bienpara aprender unos de otros, para en efecto llegar a conocer y aprender entre sí. Utilizamos conversaciones entre nosotros para aprender a tener conversaciones con nosotros mismos.Así, huír de la conversación en realidad puede afectar, porque pone en riesgo nuestra capacidad de autoreflexión. Cuando los pequeños crecen, esta habilidad es la base de su desarrollo.

Con frecuencia oigo decir: "Prefiero mandar mensajes que hablar." Y veo que la gente está tan acostumbrada a ser defraudada en las conversaciones reales, tan acostumbrada a pasarla con poco, que llegan casi a estar dispuestos a prescindir de toda la gente. Así, por ejemplo, muchas personas comparten conmigo el deseo de que algún día, una versión avanzada de Siri, el asistente digital del iPhone de Apple, llegue a ser como un buen amigo, alguien que escucha cuando otros no lo hacen. Creo que este deseo refleja una dolorosa verdad que hemos aprendido en los últimos 15 años. Esa sensación de que nadie me escucha es muy importante en nuestra relación con la tecnología. Por eso es tan atractivo tener una página en Facebook o una cuenta en Twitter... tantos oyentes automáticos. La sensación de que nadie me escucha nos lleva a querer emplear el tiempocon máquinas que parecen interesarse en nosotros.

Estamos desarrollando robots, llamados robots sociales, diseñados específicamente para acompañar a los mayores, a nuestros niños, a nosotros. ¿Acaso hemos perdido la confianza en estar ahí para los demás? En mi investigación trabajé en asilos y llevé estos robots sociales diseñados para dar a los mayores la sensación de que era comprendidos.Un día llegué y vi a una mujer que había perdido un hijo, hablando con un robot que tenía la forma de un bebé foca. Parecía mirarle a los ojos, parecía seguirle la conversación, la consolaba.

Mucha gente piensa que es asombroso, pero esa mujer estaba tratando de darle sentido a su vida con una máquina que no sabe del ciclo de la vida humana. El robot estaba dando una gran función. Somos vulnerables. La gente siente empatía fingida como si fuera algo real. Entonces en ese momento, cuando la mujer estaba viviendo esa empatía fingida, yo pensaba: "Ese robot no puede sentir, no enfrenta la muerte, ni siquiera conoce la vida."

Y mientras la mujer se consolaba con su robot de compañía, no lo encontré extraordinario,más bien fue uno de los momentos más desgarradores y complicados de mis 15 años de trabajo. Entonces al dar un paso atrás, me sentí en el centro duro y frío de una verdadera tormenta. Esperamos más de la tecnología y menos de los demás. Y me pregunto: "¿Por qué hemos llegado a esto?"

Pienso que es porque la tecnología nos llega en donde somos más vulnerables. Y, sí, somos vulnerables. Estamos solos, pero tenemos miedo a la intimidad. Desde las redes sociales hasta los robots sociales, estamos desarrollando tecnologías que nos dan la ilusión de compañía sin las exigencias de la amistad. Volteamos a la tecnología para sentirnos conectados de maneras que podamos controlar cómodamente. Pero no estamos tan cómodos, no tenemos tanto control.

Hoy, esos teléfonos de bolsillo están cambiando nuestras mentes y corazones porque nos ofrecen tres gratificantes fantasías. La primera es que podemos poner la atención donde queremos tenerla; la segunda, que siempre seremos escuchados; y la tercera, que nunca estaremos solos. Esta última idea, que nunca estaremos solos, es clave para cambiar nuestra psique. Porque en el momento que alguien se queda solo, incluso por unos segundos, se pone ansioso, se aterra, se inquieta, busca un dispositivo. Piensen en la gente haciendo fila para pagar o en un semáforo en rojo. Estar solos es como tener un problema que hay que resolver y la gente lo soluciona conectándose. Pero en este caso, conectarse es más un síntoma que un remedio. Expresa pero no resuelve un problema subyacente. Más que un síntoma, la conexión permanente está cambiando la forma que la gente piensa de sí misma. Está conformando un nuevo modo de ser.

La mejor forma de describirlo es: Comparto luego existo. Usamos la tecnología para definirnos, compartiendo pensamientos y sentimientos, inclusive cuando los estamos teniendo. Antes era: tengo una sensación, quiero hacer una llamada. Ahora es: quiero tener una sensación, tengo que enviar un mensaje. El problema con este nuevo esquema de "comparto luego existo" es que si no tenemos conexión, no nos hallamos con nosotros mismos. Casi no nos sentimos. Entonces, ¿qué hacemos? Nos conectamos más y más.Pero en el proceso nos disponemos a estar aislados.

¿Cómo se pasa de la conexión al aislamiento? Se termina aislado si no se cultiva la capacidad de estar solos, la habilidad de estar separados, de estar con uno mismo. La soledad es donde uno se encuentra a sí mismo de modo que uno pueda llegar a los otros y formar afectos reales. Si no tenemos la capacidad de estar solos, acudimos a otros para sentir menos ansiedad o para sentirnos vivos. Cuando esto sucede, no podemos apreciar quiénes son. Es como si los estuviéramos usando como repuestos para apoyar nuestro frágil sentido del ser. Incurrimos en creer que estar siempre conectados nos hace sentir menos solos. Pero estamos en peligro, porque en realidad es todo lo contrario. Si no podemos estar solos, estaremos más solos. Y si no enseñamos a nuestros hijos a estar solos, sólo van a saber cómo estar aislados. 
Cuando hablé en TED en 1996, informando sobre mis estudios de las primeras comunidades virtuales, decía: "Aquellos que logran el máximo de sus vidas en la pantalla,llegan con un espíritu de autoreflexión." Y ahora este es mi llamado: reflexión y más que eso, una conversación sobre el destino al que el uso actual de la tecnología puede llevarnos, lo que nos podría costar. Estamos fascinados con la tecnología y como los jóvenes amantes, tenemos miedo que hablar mucho pueda arruinar el romance. Pero es el momento de hablar. Crecimos con la tecnología digital y entonces la vemos como madura.Pero no es así, está en sus pinitos. Tenemos tiempo suficiente para que reconsideremos cómo usarla, cómo construírla. No estoy sugiriendo que nos alejemos de nuestros dispositivos, sino que desarrollemos una relación más consciente con ellos, con los otros,con nosotros mismos.

Veo algunos primeros pasos. Empecemos pensando que la soledad es buena. Darle espacio. Encuentren maneras de enseñarla como un valor para sus hijos. Creen espacios sagrados en casa, la cocina, el comedor, y recupérenlos para conversar. Hagan lo mismo en el trabajo. En el trabajo estamos tan ocupados comunicándonos que a menudo no tenemos tiempo para pensar, ni para hablar de las cosas que realmente importan. Cambien eso. Aún más importante, todos necesitamos escucharnos mutuamente, hasta en las partes aburridas. Porque cuando vacilamos, o titubeamos o no encontramos las palabras,es cuando nos mostramos a los demás.

La tecnología ofrece redefinir las conexiones humanas; cómo cuidamos de los demás,cómo cuidamos de nosotros mismos, pero también nos da la oportunidad de reafirmar nuestros valores y nuestra orientación. Soy optimista. Tenemos todo lo necesario para comenzar. Nos tenemos uno al otro, y tenemos la mejor oportunidad para triunfar si reconocemos nuestra vulnerabilidad. Que escuchemos cuando la tecnología nos dice que puede eliminar algo complicado y promete algo más sencillo.

En mi trabajo oigo decir que la vida es difícil, que las relaciones son riesgosas. Y ahí está la tecnología, más sencilla, esperanzadora, optimista, siempre joven. Es como llamar a la caballería. Una campaña de publicidad promete que en línea y con avatares, podrás "finalmente amar a tus amigos, amar tu cuerpo, amar tu vida, en línea y con avatares." Nos atraen los romances virtuales, los vídeo juegos que parecen mundos, la idea de que los robots podrán algún día ser verdaderos compañeros. Pasamos la tarde en las redes sociales en lugar de ir al bar con los amigos.

Nuestras fantasías de sustitución tienen un costo. Ahora tenemos que concentrarnos en las muchas, muchas formas en que la tecnología nos puede regresar a nuestras vidas reales, a nuestros propios cuerpos, a nuestras comunidades, a nuestra política, a nuestro planeta. Estos nos necesitan. Hablemos de eso, de cómo usar la tecnología digital, la de nuestros sueños, para hacer de esta vida, la vida que podemos amar...

Gracias. 
(Aplausos)

Imagen

15 de junio de 2012

Carly Fleischmann. El autismo no siempre significa discapacidad intelectual

“Carly Fleischmann, demostrando que el autismo no siempre significa discapacidad intelectual” se titula el video que vimos con los estudiantes de 1° Año del Profesorado de Educación Especial. 

Carly Fleischmann es una joven de Toronto, Canadá. Diagnosticada con autismo a una edad temprana, Carly comenzó terapias intensas para tratar de aliviar los ataques y ser capaz de hablar.
Sólo los padres de Carly apostaban por ella, en contra de quienes decían que tenia una fuerte discapacidad intelectual asociada al autismo. Los médicos predijeron que ella nunca se desarrollaría intelectualmente más allá de las capacidades de un niño pequeño. Pues resultó no ser así. Hoy Carly se comunica mediante la escritura, es más, tiene publicado un libro: Carly's voice.

Nada parecía funcionar hasta que un día empezó a escribir. De repente, Carly tenía una voz y podría comunicar lo que sentía por dentro. En el video se ve su familia, incluyendo a su hermana gemela, y a sus terapeutas.

14 de junio de 2012

Las 33 Competencias Digitales que los docentes del siglo XXI deberíamos tener

En una entrada del año pasado: TIC en los procesos de aprendizaje y enseñanza hacíamos referencia a las Competencias TIC imprescindibles para los docentes, según Pere Marquès (2008):

-Gestión básica del ordenador: nociones básicas de hardware y del sistema operativo utilizado. Escritorio, archivos y carpetas. Antivirus .
-Gestión básica de periféricos: cañón, impresora , micrófono, fotos ...
-Uso básico de un editor de textos: negrita y colores, letra y tamaños, cortar y pegar, guardar y recuperar, imprimir, corrector, imagen…
-Navegar por Internet , usar un buscador, copiar/descargar e imprimir materiales. Uso seguro y crítico de Internet.
-Uso básico del correo electrónico : enviar y recibir con adjuntos en un sistema webmail, agenda...
-Gestión básica de la intranet del centro : impresión, acceso a materiales...
-Conocimiento y aplicación en el aula de modelos didácticos de uso de las TIC (pizarra digital, webquest...).
-Conocimiento de repositorios de recursos sobre la asignatura impartida , valorarlos y seleccionarlos. Conocer sobre derechos de autor, licencias...
-Uso habitual de las TIC para realizar diversas tareas de la función docente : buscar información, preparar material para la clase, comunicarse con profesores y alumnos, gestión de tutoría, formación/redes docentes...

Hace unos días circula un artículo publicado por Escuela20.com en el que se proponen 33 competencias digitales que todo docente debería tener. A saber: 

El docente del siglo XXI ha de ser capaz de:


1 - Crear y editar audio digital
2 - Utilizar marcadores sociales para compartir los recursos con/entre los estudiantes
3 - Usar blogs y wikis para generar plataformas de aprendizaje en línea dirigidas a sus estudiantes
4 - Aprovechar las imágenes digitales para su uso en el aula
5 - Usar contenidos contenidos audiovisuales y  videos para involucrar a los estudiantes
6 - Utilizar infografías para estimular visualmente a los estudiantes
7 - Utilizar las redes sociales para conectarse con colegas y crecer profesionalmente
8 - Crear y entregar presentaciones y sesiones de capacitación
9 - Compilar un e-portafolio para su autodesarrollo
10 - Tener un conocimiento sobre seguridad online
11 - Ser capaz de detectar el plagio en los trabajos de sus estudiantes
12 - Crear videos con capturas de pantalla y video-tutoriales
13 - Recopilar contenido Web apto para el aprendizaje en el aula
14 - Usar y proporcionar a los estudiantes las herramientas de gestión de tareas necesarias para organizar su trabajo y planificar su aprendizaje de forma óptima
15 - Conocer el software de votación: se puede utilizar, por ejemplo, para crear una encuesta en tiempo real en la clase
16 - Entender las cuestiones relacionadas con derechos de autor y uso honesto de los materiales.
17 - Aprovechar los juegos de ordenador y videoconsola con fines pedagógicos
18 - Utilizar  herramientas digitales para crear cuestionarios de evaluación
19 - Uso de herramientas de colaboración para la construcción y edición de textos
20 - Encontrar y evaluar el contenido web
21 - Usar dispositivos móviles (p.ej., tablets o smartphones)
22 - Identificar recursos didácticos online seguros para los estudiantes.
23 - Utilizar las herramientas digitales para gestionar el tiempo adecuadamente
24 - Conocer el uso de Youtube y sus potencialidades dentro del aula
25 - Usar herramientas de anotación y compartir ese contenido con sus alumnas y alumnos
26 - Compartir las páginas web y las fuentes de los recursos que ha expuesto en clase
27 - Usar organizadores gráficos, online e imprimibles
28 - Usar notas adhesivas (post-it) en línea para captar ideas interesantes
29 - Usar herramientas para crear y compartir tutoriales con la grabación fílmica de capturas de pantalla
30 - Aprovechar las herramientas de trabajo online en grupo/en equipo que utilizan mensajería
31 - Buscar eficazmente en internet empleando el mínimo tiempo posible
32 - Llevar a cabo un trabajo de investigación utilizando herramientas digitales
33 - Usar  herramientas para compartir archivos y documentos con los estudiantes


¿Cuántas tenemos y cuáles de ellas nos faltaría desarrollar?


Uso responsable de Internet: producciones de los estudiantes

Los estudiantes de la Escuela Normal "Ernesto A. Bavio", de Gualeguay (Entre Ríos) pertenecientes a 1° Año del Profesorado de Educación Especial y 1° y 2° Años del Profesorado de Educación Tecnológica participaron de la Propuesta sobre uso responsable de Internet .

Las producciones están publicadas en el blog: "Uso Responsable de Internet 2012" al que puede accederse en este enlace: http://smecarraud.blogspot.com.ar/

Las temáticas que se abordaron fueron: 
  1. Ciberbullying
  2. Sexting
  3. Grooming
  4. Precaución en las redes sociales
  5. Pensar antes de publicar
Los invitamos a conocer y unirse con un "Me gusta" a la página de Facebook: Contar con TIC: 



Más imágenes en los álbumes: 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...